Kaikaro

 

 

 

Kaikaro es una casa chaya reformada que originalmente existió hace 180 años. El interior de la casa incluye escaleras lacadas de color bermellón, y el suelo de tatami teñido de fibras vegetales, una fusuma-e o paneles de puertas corredoras japonesas decoradas con pinturas pintadas por artistas contemporáneos y una sala de té japonesa con tatami fabricado con pan de oro, todo lo que reproduce una casa de chaya en aquellos días con un sentido contemporáneo. Kaikaro ofrece un servicio de té alrededor de un antiguo hogar (fuego), disponen de una tienda de souvenirs y en algunas ocasiones organiza una recepción (mediante reserva) en las dependencias para invitados con la presencia de geishas.