Cerámica Ohi

 

 

Ware que heredó más de 350 años

La cerámica de Ohi fue introducida en 1666 por Chozaemon Ohi, que acompañaba al gran maestro de la ceremonia del té Urasenke cuando visitaron los dominios de Kaga (actualmente las prefecturas de Ishikawa y Toyama) invitados por la familia Maeda. Chozaemon se instaló después en Kanazawa y se puso al servicio de la familia Maeda. Las cerámicas de Ohi se realizan a mano con ayuda de una espátula y están cocidas a una temperatura relativamente baja. La belleza simple de sus formas, con un glaseado ámbar y un tacto suave, hacen de esta cerámica un producto muy apreciado.